cuando las consecuencias y efectos de "los años oscuros" estaban superados, cuando todo estaba más o menos encarrilado, sobreviene el segundo golpe. pero, a veces, uno aprende algo: ya no me dejo pegar en los cimientos pero tampoco puedo decir que no hay desgaste ni tambaleos. de nada se sale ileso, eso está claro. este segundo período duró bastante menos tiempo y fue mucho menos oscuro, porque aunque las mierdas del mundo nos devuelvan una mirada devastadora de nosotros mismos, uno ya sabe qué es, qué quiere ser, qué cosas quiere y cuáles no. y esa no deja de ser una buena pista de despegue.


Lo resaltado es mío, no estaba en el texto original:

0 comentarios cómplices: