Las palabras mueven, pero el ejemplo arrastra.

0 comentarios cómplices: