15 años no son pocos.

Y todo por un malentendido.

Una palabra no dicha... un llamado no hecho... y ¡paf!... 15 años.

1 comentarios cómplices:

La Rubia dijo...

Me vino como un deja vu...