Mientras acá hubo elecciones, en Honduras hubo golpe de estado. Guau, que avanzados qué estamos.

1 comentarios cómplices:

Martina dijo...

¡Cuánto optimismo! Ese es el secreto: compararse siempre con el que está peor (mucho, mucho peor).