Se puede afirmar, sin temor a la indignación de los sabios, que en los tiempos que corren es cada vez más improbable tropezar con la aventura.

1 comentarios cómplices:

La Rubia dijo...

lamentablemente...