¿Por qué si estamos bien solas debemos llamar a ese ex que sabemos que al verlo dejará pedazos de nuestro corazón diseminados por el piso, que tardaremos meses en volver a juntar?
¿Por qué por un minuto de cielo nos autocondenamos a vivir un año en el infierno?
¿Por qué queremos hacer encajar lo que no encaja, pegar lo que ya está roto, zurcir lo que ya fue remendado?

3 comentarios cómplices:

rro. dijo...

Será que somos los únicos animales que tropezamos dos veces con la misma piedra...

La Rubia dijo...

Porque no hay nada mejor.

Penelope dijo...

Calentura. ¿Gané? ¿Gané?