Supongo que esta locura en la que estamos nadando hoy, nos hace perder a veces el rumbo, o confundirnos. Y dejamos de ver las realidades mas evidentes para sumergirnos en filosofías fútiles.

1 comentarios cómplices:

Julián Ezequiel dijo...

No entendí un carajo.
Salute.