Se conocieron por adición, no restaban palabras ni miradas el uno del otro, en un mínimo de tiempo ya sus labios convergían, y en un máximo de entusiasmo resolvieron su unión. 

(Es un cuento, y muy bueno.)

2 comentarios cómplices:

Ana dijo...

Gracias por hacerme conocer ese cuento.
Es una preciosidad.

Frases Robadas dijo...

Por nada! Realmente me gustó mucho y está bueno difundir las cosas que nos gustan. :)