Dulce de batata, LIGHT. Uno se imagina que a lo sumo sera como la gelatina light, bastante similar, pero con mucha menos onda. Como me paso con la Coca Zero, a la larga te acostumbras. Pero no es el caso. Si un día la ciudad fuera devastada por un ataque nuclear, sobrevivirían las cucarachas, las ratas y el dulce de batata light. Si una plaga zombie se adueñara del planeta, los muertos vivientes lo mirarían con desconfianza. Un largo etc nos genero esta abominación.

En lo único que se parece al dulce verdadero es en el color. Nada mas. No lo pude mantener en la boca, mucho menos tragarlo. El mal sabor no dura menos de 24 hs. No sufría tal chasco desde aquella vez que a mi madre se le ocurriera hacer pizza deshidratada.

4 comentarios cómplices:

La lectora dijo...

Qué asco! Por eso detesto todo lo que sea diet!

Ra dijo...

muy buen blog!

Verónica Molina dijo...

Síííí! Es cierto! Yo pensé que era a la única que le había pasado! Además, tiene olor a hospital (como a desinfectante barato, feo y penetrante).

Terrible. Nunca más.

Verónica Molina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.