El trabajo y la dispersión parecen ser, a la vista de todo empleador, actividades incompatibles. Un empleado que escucha música, que silba, que entona una canción, que tararea un tema, que trabaja, en definitiva, contento, es un empleado que no rinde.

5 comentarios cómplices:

Los amigos del duende dijo...

El problema del 90% de los jefes es que no saben serlo!

El Chalero Solitario dijo...

Che, es realmente grato pasar un rato por este blog. Sobre todo, cuando el que reflexiona eligiendo las frases, tiene mucho en común con el visitante que las lee. Saludo del Chalero Solitario

La lectora dijo...

Los amigos del duende: así como los jefes pueden saber no serlo, los empleados tampoco saben ser empleados.
Y si pensamos en la palabra "empleado"... qué fea que es! (alguien es empleado, no suena a objeto?)

Yo creo que la mayor dispersión es el empleo en sí!
Creo que ya había comentado eso en la entrada original del blog de donde viene esta frase...

Un beso a mi amiga Frases!

neutral dijo...

no estoy de acuerdo! trabajo mejor con música

Lucas dijo...

Y un estudiante que lee blogs es más efectivo que uno que estudia sin parar: todo radica en qué consideremos como efectividad.