En el interior de su ataúd encontraron delicadamente tallado con uñas y sangre: “La próxima vez llórenme de verdad. Y quiero un bolígrafo”

2 comentarios cómplices:

La lectora dijo...

bueno, habrá que esperar a la próxima vez entonces.

Petardo Contreras dijo...

Fue Sueiro?