Todos tienen su sitio en el banquete mundialista, todos tienen derecho a emitir su imbécil opinión, aunque a nadie le importe la misma y que para colmo, esté errada. Y no estoy hablando del tipo de la calle, sino de profesionales que cobran un sueldo por emitir ese tipo de juicios. 

2 comentarios cómplices:

Los amigos del duende dijo...

El chalero!... un capo del discurso!.

Lucas dijo...

Claro pero... ¿porque te parece que perdió la selección? Yo creo que si hubiera jugado con .... ...

bueno, a mí no me pagan.