Desde mis años de más tierna mocedad, hubo una característica de mi personalidad que jamás se vio modificada por la madurez, la contemplación, los viajes, las mujeres, la ginebra o las drogas pesadas. Se trata de la profunda desconfianza que me inspiran los periodistas. Nunca me consideré "informado" después de leer uno de esos vergonzosos pasquines que conocemos como "El Diario".

3 comentarios cómplices:

Los amigos del duende dijo...

No sabia que LUCA tenia un blog!

Lucas dijo...

Totalmente...
Para estar informado no alcanza con leer un diario...
Idealmente hablando (o sea, si tenes tiempo) es mejor leer varios diarios, e informarte por más de un medio, no solo prensa escrita.

Hugo dijo...

Jajajja, Roger siempre tira la posta.