Me acuerdo de que hace años, cuando venía la época de frío, me cargaban porque me decían que con el gorro de lana parecía un pibe chorro. Ahora en todo caso parezco un viejo chorro.


2 comentarios cómplices:

Petardo Contreras dijo...

Nos vamos poniendo viejos.
Y chorros...

La lectora dijo...

Uh... el paso del tiempo a través del gorro...