Nunca nos preocupamos por las inundaciones cuando el día esta despejado y siempre tenemos que salir a agarrarnos las cabezas y hacer todo a las apuradas cuando llega la tormenta. Siempre tratamos los temas cuando no nos queda otra, vivimos  dejando  de lado lo importante  hasta que se vuelve urgente.


3 comentarios cómplices:

Los amigos del duende dijo...

Y aplaudimos al pelotudo de COPANI cuando canta lo atamos con alambre!!!

Epístola Gutierrez dijo...

Bue, no está nada bien, pero creo que todos tenemos un poco de esa actitud...

Anónimo dijo...

eso es quino "como siempre lo urgente no deja tiempo para lo importante" el que le roba a un ladron tiene 100 años de perdon