Terminar el plato de guiso y no mojar el pancito es como gambetearte a cuatro, dejar al arquero desparramado en el piso, llegar al área chica con el arco libre, frenar y agarrar la pelota con la mano.


1 comentarios cómplices:

Los amigos del duende dijo...

SOLO HORACIO ES CAPAZ DE DECIR ESTA GENIALIDAD!!!!