En zulú, en ruso o en español. Con mostacillas o tinta china. El soporte puede cambiar, y hasta el continente. Pero las vueltas del amor son más o menos las mismas.


2 comentarios cómplices:

MAGAH dijo...

Sin duda...y van...tantos giros, tantas vueltas y siempre al mismo lugar.

Luna dijo...

Muy cierto, no importa el idioma ni siquiera el contexto.

Buen robo
Beso