Morgan Freeman intenta hacer de Mandela pero en realidad hace de Morgan Freeman. Matt Damon siempre me cayó bien. El problema de todos los personajes de esta película es que son demasiado solemnes. Cuando Mandela habla, parece Yoda. En la película, Mandela no caga, sino que procede a dirigirse al cuarto de baño.


1 comentarios cómplices:

justJUANMA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.