Toda la situación era como la escena La Naranja Mecanica, pero con las yemas de sus dedos. No estuvo bueno.

0 comentarios cómplices: