El verdadero mérito no está en prepararse, perfeccionarse, ponerle onda, ir para adelante, no. La verdadera habilidad está en tener una excusa convincente para todos y cada uno de los acontecimientos de nuestra vida.

2 comentarios cómplices:

Madame dijo...

Y ahi tenéis, la viva imagen de mi pareja.

Bichi dijo...

Afortunadamente creo que es la clave para transcurrir la vida de la mejor manera.