“Juegan al todo o nada”, decía Rodríguez Saá, que apoyaba la unión civil, y tenía razón: cuando se habla de derechos, es todo o nada. No hay forma de respetar los derechos humanos “un poquito”.


2 comentarios cómplices:

Los amigos del duende dijo...

Rodriguez saa... un dia en susana puso PETROLIO...

un hijo de puta! jejejejejejej

Lucas dijo...

Son cosas que se hacen o se dejan de hacer... estoy de acuerdo.