En lugar de decir y escribir: “Esta canción me recuerda a mi niñez o a un viejo amor, escúchenla”, ahora la gente decide mejor expresarlo sólo diciendo que le gusta eso. Que le guste, algo tan difuso y subjetivo con que a alguien le guste algo, tan paradójico y más si se trata de estar triste. La forma de adherir a una idea ahora no es expresarla, sino decir: “me gusta eso”. Hacer un clic y nada más, ni nada menos.

4 comentarios cómplices:

furgoner dijo...

bien afanada y cuante verdá

eslabon y pedernal dijo...

Estoy totalmente de acuerdo.
Aparte es tan enriquecedor reflexionar y buscar los matices de las emociones de las sensaciones o el modo mejor de expresar una idea.
Por un lado creo que cada vez hay más gente que no se sabe expresar y por otro tanto ruido externo nos corta la comunicación interna.
No se si vieron un programa en travel & living que viajan a lugares bellísimos, hacen cosas extraordinarias, prueban comida de lo más rara, tienen unos guías de lujo y la pareja conductora del programa no hace más que decir increible, es maravilloso, y ahí se les acaban las posibilidades???? Digo una vez te pasa, la próxima preparate algo.

Diego Ariel Vega dijo...

Buenísima...escribí algo al respecto sobre los benditos botoncitos en mi blog...

Saludos

http://divagantedivergente.blogspot.com/2010/07/me-gusta-no-me-gusta.html

pata criolla dijo...

Cuanta sabiduria hay en esta frase...