La avidez por las idioteces ajenas no tiene límites.


1 comentarios cómplices:

diosesargentino JULIANO dijo...

es cierto, una máxima de actualidad.