Era un jueves lluvioso, y yo con zapatos nuevos; no sólo se me estaban haciendo mierda con la llovizna sino que mis pies estaban sufriendo fulero, apretaban cual tanguero en oscuro saguán...

2 comentarios cómplices:

sildelsur dijo...

que crimen es salir con lluvia y zapatos nuevos!
Mala yunta!
suerte para tus pobres pies!!!!!
jajaja...me voy a poner las botas mas rotosas que encuentre hoy!
(en todo caso,los zapatos buenos en la cartera)
besos!!!!

lau dijo...

(SIC)