En algunas situaciones, tenemos la edad que sentimos en el subconsciente y no la que acusa el DNI.