No me regalo un libro, sino una obligacion.

Si bien me dijo que no hace falta que lo lea, que me lo regalo porque ella quiso, es obvio que quiere que lo lea. Pero lo que no dijo, es que en realidad quiere que yo quiera leerlo. Nuevamente aplica mi teoria de "quiero que quieras". No hay nada que hacer, son todas iguales.

7 comentarios cómplices:

Los amigos del duende dijo...

y en el todas iguales... entran madres, hermanas, novias, amantes... etc...

ES CUESTION DE GENERO!

La lectora dijo...

uh... es horrible cuando esto pasa... ¡¡¡más aún si meten los libros en el medio!!!

La lectora dijo...

ojo ojo, respondiendo a los amigos del duende: a mí esto ya me pasó (y mucho) con hombres, así que... NO ES CUESTIÓN DE GÉNERO.

he dicho.

:-)

MARCELA dijo...

y si fueran todas distintas de q se quejarían??

Lucas dijo...

El "quiero que quieras" es una fija.
Lo de los libros... es un regalo comprometedor un libro.

Ale dijo...

Para los que no leyeron todo el post, el libro que me regalo fue Siddartha... y, todo bien, pero no tengo 16 años.

Marcela, seguramente algo para quejarme encontraria. Me quejo mucho!

L a N a ï f a dijo...

Somos todos iguales.

Ni ahí le pensamos decir que no nos gustó el puto libro.

No sea cosa que se olvide el Jarripóter para el día del nabo.